martes, 21 de julio de 2009

Laura


Estábamos recién despiertos.
- El padre de mi abuelo tuvo que huir del Zar. Los anarquistas habían dinamitado la estatua que él debería estar vigilando. Supongo que las noches frías y el barato licor de patata pesaban más que la obligación. A los terroristas los fusilaron tres días después al amanecer, unas horas antes de que él descendiera del tren en Weinberg, la última estación antes de Berlín.
Con Laura siempre había dos posibilidades. O era una mentirosa, una bella mentirosa con demasiada imaginación libresca, o que lo interesante de su familia se remontara a bastantes generaciones atrás.
- Y mi abuelo el italiano, el fascista, huyó también de su país. Pero en su caso fue por demasiado despierto. Tanto que salió de Roma el mismo día que el primer contingente aliado ponía el pie en Sicilia, en tierra italiana por primera vez. Era jefe de información del Duce así que fue el segundo en leer el cable que lo anunciaba. El primero había sido el telegrafista que se unió a su fuga. No sé a cuál de los dos me recuerdas. De mis ancestros.
Ella me recordaba a mi padre, a uno de los consejos que me repetía una y otra vez. “Cuando una mujer comienza a hablarte de su familia es que ella misma quiere formar una”.
- Acabarás huyendo. Dejándome sola.
Ante las dos sencillas opciones que ofrecía semejante afirmación, contestar con escuetos, y probablemente falsos, “sí” o “no”, opté por una formula trillada, aprendida hace tiempo, “por hoy y por mañana, sí”.
- Lo sé. Sé que acabarás huyendo. No sé cómo lo sé pero lo sé. No es intuición femenina. Es sabiduría.
- ¿Un trabalenguas a estas horas de la mañana?


(del cuento “Laura” de C’est ne pas mon journal)

3 comentarios:

El guz dijo...

Me voy dando cuenta de un par de cosas que conectan a los cuentos.

1) Son historias de mujeres y tù las narras.
2) En todas tienes formulas "estoy contigo", "por hoy y por mañana, sì"...
3) Queda claro lo intenso que vez las cosas.
4) Me gusta como escribes.

A propòsito. Recuerdo cuando leiste le primero borrador de esta historia allà en el Encino, creo que fue hace 3 años ya o un poco menos. Me parece que es intensa la primer parte, la del Abuelo. Si, es intensa.

El guz dijo...

A propòsito, la imagen de Dorothy es muy buena, se hizo curiosa.

jildardo dijo...

¿Dónde se puede leer completo, este texto? y tienes razón,“El guardagujas” de Juan José Arreola, es un cuento muy triste.¿Se podrá —como dice en el cuento—,dejar de construir puentes, destruyendo pieza a pieza lo logrado?